Cuidados rutinarios del recién nacido

Se acerca el momento que llevas 9 meses esperando. El momento del parto es algo mágico e increíble, pero al que se llega con sentimientos enfrentados. Por un lado la ilusión, la alegría y las ganas de ver por fin a tu bebé; por otro, nervios y miedo por saber si irá todo bien y qué pasará.

cuidados que debes dar al recien nacido

Para reducir al máximo posible esta ansiedad, es muy importante que te informes de cómo va a transcurrir todo. Puede resultarte muy útil, sobretodo si es tu primer embarazo, apuntarte a las clases de preparto. Allí te explicarán cómo es un parto, cuándo tienes que consultar y acudir a urgencias, te hablarán sobre la lactancia y, sobretodo,  podrás preguntar y compartir tus miedos y sensaciones con otras mujeres en tú misma situación, asesoradas por  una persona experta. Habla con tu ginecó[email protected]/comadrona sobre el plan de parto (¿vas a querer anestesia?, ¿estimulación?, ¿qué tipo de parto quieres o puedes tener?, etc). También puede ayudarte ir a visitar el hospital o clínica donde vayas a parir si no lo conoces. Pide que te muestren por dónde has de entrar de urgencias, dónde están los paritorios, cómo son las habitaciones y la nurserie, entre otros.

Y, ¿qué pasa una vez ha nacido el bebé?

En función del hospital donde vaya a nacer habrá un pediatra en la sala de partos o no. Si no se espera ninguna complicación y el parto transcurre normalmente (la mayoría), es probable que no esté y visite al bebé más tarde. En este caso será la comadrona quién se ocupará del bebé una vez haya nacido. Con las cesáreas programadas pasa lo mismo, puede ser que el pediatra vaya a todas las cesáreas o sólo si se prevee o aparece alguna complicación. En caso de cesárea urgente o si se detecta o prevee alguna complicación debería haber un pediatra o persona entrenada para atender y reanimar al recién nacido en caso de que fuera necesario.

Si todo está bien (no hay prematuridad, patología materna o del neonato previamente conocidas o detectadas durante el parto, complicaciones del parto, etc) y el bebé y la madre están bien, lo mejor, sobretodo si quieres hacer lactancia materna, es que el bebe se ponga inmediatamente con la madre “piel con piel”, al pecho, idealmente durante la primera hora de vida. No esperes que mame inmediatamente, pero estará calentito, te olerá, se tranquilizará, te estimulará para que “suba la leche”, y facilita el “vínculo” o “apego madre-hijo”. Igual te sorprende y enseguida se coge al pecho o ves cómo se va moviendo para cogerse. Los cuidados generales del recién nacido pueden hacerse posteriormente o mientras la madre lo tiene en brazos.

CUIDADOS GENERALES:

Con este término nos referimos a CALENTAR y SECAR, IDENTIFICAR, CUIDADOS DEL CORDÓN, PROFILAXIS OFTÁLMICA, VITAMINA K, DETERMINACIÓN DEL GRUPO SANGUÍNEO, EXPLORACIÓN, PESAR y MEDIR, PRUEBA DE DETECCIÓN PRECOZ Y SCREENING AUDITIVO NEONATAL.

CALENTAR y SECAR: Se puede hacer bajo una fuente de calor o, como ya hemos dicho, poniéndolo directamente piel-con-piel al pecho de la madre (lo ideal). Se valorará entonces el Test de Apgar (valora color, tono, frecuencia cardíaca, esfuerzo respiratorio y respuesta a estímulos). Si es correcto (>7) no precisa más que revaloración a los 5 minutos. Muy importante poner en este momento el gorrito, ya que los recién nacidos pierden mucho calor por la cabeza.

que es el Test de Apgar

IDENTIFICAR: Se coloca una pulsera a la madre y al niño con una etiqueta identificativa idénticas, con un número y de un color específico. También tiene que coincidir con la etiqueta de la pinza del cordón. Lo de la huella de pie ya no se hace.

CUIDADOS DEL CORDÓN: Al nacimiento se debe pinzar y cortar (por este orden), y se coloca una pinza con la etiqueta identificativa.  En cuanto cuidado del cordón se está debatiendo mucho sobre este tema. En nuestro medio parece que puede ser suficiente con lavar con agua y jabón o lo que se llama “cuidado seco” (únicamente mantener seco y manipular con las manos limpias), pero de momento, se sigue recomendando curar con alcohol de 70º o clorhexidina. No se recomienda yodo o mercromina. Se realizan curas 2-3 veces al día. También se recomienda mantenerlo seco: no tapar con el pañal, evitar bodies los primeros días, etc.

PROFILAXIS OFTÁLMICA: para evitar una infección ocular (conjuntivitis) con gérmenes del canal del parto, se recomienda poner una pomada antibiótica en los ojos a los recién nacidos. Se suele poner en sala de partos.

VITAMINA K: La vitamina K tiene un papel muy importante en la coagulación. Los bebés tienen niveles bajos de vitamina K por varios motivos.  La leche materna tiene cantidades bajas de vitamina K. Se recomienda administrar una dosis de vitamina K intramuscular (im) como profilaxis de la enfermedad hemorrágica del recién nacido. Se administra habitualmente en la sala de partos. Esta enfermedad es rara pero puede ser muy grave, incluso mortal, causando sangrados (orales, umbilicales, digestivos, intracraneales…) en las primeras 24h de vida y hasta un mes después, lo más frecuente es durante la primera semana (cuando se acaban las reservas maternas que han pasado por la placenta).  En caso de que los padres rechacen la vía im, puede administrarse por vía oral (vo), aunque se ha de informar de que es difícil saber cuánto se absorbe,  y de que ésta se puede afectar por los vómitos o regurgitaciones, frecuentes en los primeros días. Además, se requieren múltiples dosis, sobretodo si se hace lactancia materna exclusiva, lo que dificulta el cumplimiento.

vitamina k para recien nacidos

GRUPO SANGUÍNEO: Se tiene que sacar una muestra de sangre del cordón (no se pincha al bebé ni le duele) para determinar el grupo sanguíneo y el coombs (valora si la sangre de la madre y la del bebé han estado en contacto y se han formado anticuerpos que ataquen a los glóbulos rojos del recién nacido) a los hijos de madres con Rh negativo y convenientemente a las madres con grupo sanguíneo O. En la mayoría de centros se les mira a todos independientemente del grupo sanguíneo de la madre.

EXPLORACIÓN FÍSICA: un pediatra valorará al recién nacido durante las primeras horas de vida y antes del alta. En algunas clínicas lo verán a diario, pero no es imprescindible.

En función del centro, tanto la exploración, como el peso, como las curas del cordón se hacen en la habitación de la madre o en la Nurserie.

PESAR y MEDIR: Puede posponerse a no ser que se sospeche que pesa mucho o poco para su edad gestacional (macrosoma o bajo peso). En estos casos puede requerir una valoración o actuación algo diferente, por lo que sí que estaría bien pesarlo pronto. Además del peso, se valora la longitud y el perímetro craneal. El peso se controlará a diario, la longitud y el perímetro craneal no es necesario.

PRUEBA DE DETECCIÓN PRECOZ: A partir de las 48h de la primera vez que haya comido el bebé, se realiza la prueba de detección precoz o “Prueba del Talón”. Se realiza extrayendo unas gotas de sangre con un pinchazo en el talón del pie. Con esta sangre se hace un screening de varias enfermedades metabólicas (puede diferir según las comunidades autónomas, en Cataluña se miran más de 20 enfermedades), algunas con tratamiento y otras no, pero que pueden beneficiarse de un diagnóstico temprano. El resultado se recibe por correo en el domicilio.

SCREENING AUDITIVO NEONATAL: otra prueba que se puede realizar al recién nacido es el screening auditivo, para detectar posibles problemas de audición. Es obligatorio si hay antecedentes familiares de sordera o de alguna enfermedad relacionada.

SCREENING AUDITIVO NEONATA

Las comadronas, enfermeras, auxiliares, pediatras y ginecólogos del centro están para responderte a todas las dudas que tengas, así como para ayudarte con la lactancia materna en caso de que hayas elegido esta opción. Si te decantas por darle biberones de fórmula artificial también te los facilitaran y explicarán cómo prepararlos y administrarlos. No tengas ningún reparo en preguntar todo lo que quieras.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *